Un ejercicio: El arte de la composición en el cine

La composición del plano no es un proceso mecánico, aunque ciertos factores matemáticos y geométricos pueden asegurarnos el éxito.

La buena composición es la disposición de los elementos pictóricos para formar un todo armonioso y unificado. El director ha de planificar la colocación y el movimiento de los actores dentro del escenario para conseguir reacciones en el público. La atención del espectador ha de estar concentrada en el actor, objeto o acción más importante para la historia en ese momento y, para ello, debe evitarse el movimiento inútil de un actor subordinado o de un objeto poco importante, que pueda distraer al público. Los buenos planos de película son el resultado de composiciones meditadas y movimientos significativos de los actores y/o la cámara.

Por ejemplo, la filmación de un suburbio miserable será realmente beneficiada del uso de planos pobremente compuestos, cargados y desequilibrados. Tales planos irritarán al público y expresarán la necesidad de unas viviendas decentes. Los impactos pictóricos y psicológicos sobre el espectador serán, así, doblemente efectivos. No sólo querrá ver corregidas las condiciones del suburbio, sino que también querrá enderezar los planos que subconscientemente le molestan.

La composición del plano no es un proceso mecánico, pero ciertos factores matemáticos y geométricos pueden asegurarnos el éxito. La mayor dificultad al componer en una película es que no sólo jugamos con la forma de los personajes y los objetos, sino con la de los movimientos. Se han de utilizar las reglas de la buena composición siempre que sea posible, especialmente cuando el plano se desarrolla de un modo más o menos estático: tal como ocurre en la mayoría de los planos generales de presentación, cuando los actores inmóviles intercambian líneas de diálogo, o en los momentos en los que el énfasis dramático debe recaer en el sujeto dominante. No se deben substituir los valores estéticos por la simple atracción del sonido y el mero movimiento.

A continuación, se presentan veinte planos interesantes en cuanto a composición. Sin entrar en la imagen y el sentido global de cada una de las películas y tomando cada plano como un ente independiente, ¿qué suscita cada composición en el espectador?, ¿cuál sería el plano siguiente? ¡Animaos y dejad un comentario con vuestro parecer!

 

The Neon Demon (Nicolas Winding Refn)

 

La La Land (Damien Chazelle)

 

Skyfall (Sam Mendes)

 

4 Metrópolis (Fritz Lang)

 
 

 

Black Mirror (Charlie Brooker)

 

El Señor de los Anillos

 

Mr Robot (Sam Esmail)

 

El Gran Hotel Budapest (Wes Anderson)

 

E.T., El Extraterrestre (Steven Spielberg)

 

10 El Resplandor (Stanley Kubrick)

 

11 La Chaqueta Metálica (Stanley Kubrick)

 

12 Juego de Tronos

 

13 American Beauty (Sam Mendes)

 

14 Ex Machina (Alex Garland)

 

15 2001: Odisea en el espacio (Stanley Kubrick)

 

16 Her (Spike Jonze)

 

17 Sherlock

 

18 Camino a la Perdición (Sam Mendes)

 

19 Hannibal (Michael Rymer, David Slade)

 

20 Requiem para un sueño (Darren Aronofsky)

 

0 respuestas en "Un ejercicio: El arte de la composición en el cine"

Deja un mensaje

Categorías de Curso

Carrito

Elegir Moneda

WOOCS 2.1.7
Escuelacine.com ®

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X