Diseño de personajes complejos para cine

Muchos cineastas consideran que son los personajes los que de verdad cuentan la historia. Robert Altman, Paul Thomas Anderson, Alejandro González Iñarritu… Son conocidos por sus historias cruzadas, en donde el elenco hace progresar la historia.

Y es que sin personajes no hay historia, dado que son las decisiones de estos los que producen que se den avances en la trama. ¿Pero cómo hacerlos atractivos? ¿Cómo no caer en clichés? ¿Qué hace que nos importen?

Lilly Tomlin y Tom Waits, como mujer y marido en un fotograma de ‘Vidas Cruzadas’, de Altman, 1993.

Por ello, procederemos a profundizar cómo conseguir un efectivo diseño de personajes, que resulten complejos, interesantes y humanos. Y lo haremos siguiendo las enseñanzas de John Truby en su ‘Anatomía del guión’, y de Michel Rabiger en su ‘Dirección Cinematográfica: Técnica y Estética’.

Tejer la red de personajes

«El error más grande que comenten los escritores cuando crean a sus personajes es pensar en el protagonista y en el resto de los personajes como individuos independientes.«

John Truby (1952-)

Álvaro (Javier Gutiérrez) intenta escribir una novela sobre personajes en ‘El autor’, de Martín Cuenca, 2017.

Equivocadamente se tiende focalizar demasiado en el protagonista, obviando al resto de personajes. Además de que este personaje, en la gran mayoría de los casos, suele responder a una fórmula: debilidades + fortalezas (x deseo) = objetivo.

Si bien es cierto que algunos de estos parámetros deben cumplirse, dado que los personajes, no pueden ser perfectos. Hay una dimensión psicológica, que a veces o se enfatiza en exceso o se obvia por completo.

Brandon Teena (Hillary Swanson) en ‘Boys Don´t Cry’, de Pierce, 1999. La historia real del personaje termina dilapidando las posibilidades dramáticas del mismo.

El resultado puede ser, que los personajes acaben sumidos en un conflicto interno tan grave que al espectador se les antoje como víctimas. Y en el extremo opuesto, que resulten exageradamente bondadosos y ‘perfectos’, hasta el punto de que resulten poco o nada creíbles.

De ahí que, a la hora de tejer la red de personajes, Truby haga especial alusión a la función narrativa que cumplen y al arquetipo. Centrándonos en el diseño, es preciso conocer los diferentes arquetipos, como base para desarrollar a posteriori una configuración mucho más rica y acentuada.

El punto de partida: los arquetipos

“Los personajes arquetípicos (…) aparecen y reaparecen en tramas arquetípicas que nos retrotraen a los inicios de nuestra historia. Suelen acarrear funciones específicas incluso en el drama moderno.”

Michael Rabiger (1939-)

El inicio de todo diseño de personajes debe entroncarse con las raíces del propio teatro. Y ello requiere que sepamos distinguir los principales arquetipos, para saber en dónde se encuadra nuestro protagonista.

Rey/Padre

Walter White (Bryan Cranston) es un ejemplo de personaje que toma como referente este arquetipo.

Fortalezas: sabiduría, previsión y capacidad de decisión.

Debilidades: sobreprotección y controladora.

Reina/Madre

Carolyn Burnham (Annette Bening) en ‘American Beauty’ es una clara radicalización de este arquetipo.

Fortalezas: cuidado y protección a los suyos.

Debilidades: sobreprotección y controladora.

El mentor

En ‘El Protegido’, de Shyamalan, 2000, Elijah Price (Samuel L. Jackson) ejerce como guía de David Dunn (Willis).

Fortalezas: transmisor de conocimiento y de experiencia.

Debilidades: complejo de superioridad con respecto a su persona.

El mago/chamán

Gandalf (Ian McKellen) en ‘El Señor de los Anillos: La Comunidad del Anillo’, de Jackson, 2001.

Fortalezas: Habilidad de sobreponerse a la realidad tangible.

Debilidades: Manipulación de la realidad para esclavizar a los demás.

El guerrero

La agente Kate Macer (Emily Blunt) en ‘Sicario’, de Villeneuve, 2015, es una guerrera contemporánea.

Fortalezas: el que hace prevalecer la ley de lo correcto.

Debilidades: puede volverse contra aquello que pretende destruir: solo los más fuertes sobreviven.

El embaucador

Verbal Kint (Kevin Spacey) es un experto embaucador en ‘Sospechosos Habituales’, de Singer, 1995.

Fortalezas: confianza y el arte de la palabra.

Debilidades inherentes: mitomanía en potencia y egoísmo desmedido.

Artista/Clown

Blanche Dubois (Vivien Leigh) en ‘Un tranvía llamado deseo’, de Kazan, 1951, es otro magnífico personaje que representa y amplía este arquetipo.

Fortalezas: gran capacidad de observación y de definición de la excelencia de la sociedad.

Debilidades: despotismo desmedido y destructor.

El amante

Céline (Julie Delpy) y Jesse (Ethan Hawke) en ‘Antes del amanecer’, de Linklater’, 1995.

Fortalezas: cariño, comprensión, sensualidad y afecto.

Debilidad: dependencia malsana sobre el otro.

El rebelde

El chico de la moto (Mickey Rourke) es un rebelde espíritu libre en ‘La ley de la calle’, de Coppola, 1983.

Fortalezas: individualismo y coraje para enfrentarse a las injusticias que predominan en un sistema.

Debilidad: incapacidad para resultar constructivo o beneficioso para la sociedad.

31/08/2021

0 respuestas en "Diseño de personajes complejos para cine"

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Escuelacine.com ®

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X