Your Name: el relato y lo sobrenatural (contiene spoilers)

La leyenda del “hilo rojo” irrumpió como un torbellino en todas las carteleras del mundo. Con esta premisa el film japonés Your Name se colocó como la cuarta película más exitosa en su país, recaudando cerca de 172 millones de dólares en diciembre de 2016.  Esta historia relata el cruce de la vida de dos jóvenes tras una catástrofe natural. Fernando Savater en uno de los prólogos de sus últimos libros, "Aquí viven leones", aguarda con el mismo sentir, esperando y deseando volver a encontrarse con su mujer, fallecida poco tiempo antes de su publicación, una vez él pierda su vida. Makoto Shinkai expresa lo mismo en Your Name, y fortalece la esperanza como caja de Pandora.

“En ocasiones, cuando despierto en la mañana estoy llorando… Aquel sueño que tuve, no lo puedo recordar. Pero… Esa sensación de que perdí algo no desaparece mucho tiempo después de despertarme. Hay algo que siempre… o alguien… estoy buscando. Tengo ese sentimiento en mí desde aquel día.”

– Your name.

La leyenda del “hilo rojo” irrumpió como un torbellino en todas las carteleras del mundo. Con esta premisa el film japonés Your Name se colocó como la cuarta película más exitosa en su país, recaudando cerca de 172 millones de dólares en diciembre de 2016.

Esta historia relata el cruce de la vida de dos jóvenes tras una catástrofe natural. Fernando Savater en uno de los prólogos de sus últimos libros, “Aquí viven leones”, aguarda con el mismo sentir, esperando y deseando volver a encontrarse con su mujer, fallecida poco tiempo antes de su publicación, una vez él pierda su vida. Makoto Shinkai expresa lo mismo en Your Name, y fortalece la esperanza como caja de Pandora.

Con un tratamiento exquisito, introduciendo la música como parte inseparable del guión, Makoto Shinkai nos ayuda a introducirnos en la historia, con un formato de inicio muy parecido a los “opening” de algunas series de animación japonesas lo cual resulta algo extraño. Shinkai lo utiliza como método de estructuración de su historia y conforma así la división por capítulos de su obra. La estructura es uno de los grandes aciertos de la obra. Un juego de formas y piezas que a lo largo del film el espectador irá encajando. De ésta manera, el espectador tiene una motivación creada, una expectativa sobre la historia y , a partir de aquí, se irá cumpliendo o no esa expectativa. El espectador forma ese puzzle en su foro interno, ya que tiene que hilar diálogos y formas como un personaje más. Es por ello por lo que muchos de los diálogos se configuran como pequeños soliloquios. El film pretende encontrar la parte esencial de la persona, lo imperecedero.

La estructura es en paralelo. Chica-chico realizan las mismas acciones. De manera similar a las técnicas utilizadas por Hayao Miyazaki en sus películas,  Makoto Shinkai llena sus primeras escenas de toriis y hokoras para entender que lo sucedido está fuera de nuestra realidad.

Una vez que se ha desarrollado el opening, el film prosigue mostrándonos al protagonista masculino, Taki, en el cuerpo de la chica, Mitsuha y, de golpe, hay una elipsis. Se desarrolla la primera parte de la historia presentando al personaje de ella. Shinkai aprovecha este momento para mostrar la vida del pueblo de Itomori, la relación de la protagonista con su padre, con su abuela y su hermana pequeña y para explicar la etimología de la palabra crepúsculo y la leyenda en torno a la misma, que más tarde tendrá su porqué. 

Además, utiliza este momento para enseñar tanto los toriis como los hokora y se resuelve una escena que es crucial para el devenir de la película, el rito tradicional de la creación del “shake de los dioses”. Shinkai utiliza como escenario la salida del templo, desde la cual Mitsuha grita que desearía convertirse en un joven guapo de Tokio. Esto servirá para explicar lo sucedido en la primera escena cuando Taki se encontraba en el cuerpo de ella. Justo, encima suya, se configura un plano donde comparte espacio con el torii.

La narración continúa y, para ahondar en el relato, Shinkai elabora un escenario propio de un matsuri. Mitsuha y su hermana danzan ante la llegada de los dioses kami a los que se les va a servir el pertinente shake elaborado con la propia saliva de los protagonistas. El espacio está perfectamente representado al estilo clásico japonés. Dividido en tres zonas: la sala del espejo (Kagami no ma), la pasarela (hashigakari) y el escenario propiamente dicho, donde bailan (butai). El punto de realismo es tal que se puede ver claramente como se mantiene, también en otros lugares, la presencia del gran árbol pintado al final del escenario como símbolo de la morada de los dioses. Quizá, el único fallo, reside en que no está cerca de un río.  Se dice que los Kami vienen en barca por el mar. Es por eso que podemos entender por qué Yatsuha, cuando se acercan a depositar las botellas de shake y tienen que cruzar un pequeño río, dice que “pasan a otro mundo”. También lo dirá más adelante Taki, reforzando el carácter mítico que posteriormente encontraremos en ese lugar. En esta escena también Shinkai vuelve a servirse del árbol, el mismo que aparece en el escenario del teatro, para afianzar ese carácter primordial.

Esta primera parte concluye con las primeras pinceladas del personaje de Taki, muchas de ellas siendo Mitsuha la que está en su cuerpo. En estos momentos la historia se aleja de todo carácter mítico y refleja, únicamente, las relaciones personales y su alta capacidad para dibujar. Así se llega al momento donde los dos entienden que están ocupando el cuerpo de otras personas durante sus sueños.  

La segunda parte comienza con una cámara rápida, similar al opening anterior, donde se relatan las reglas que han acordado seguir para no influir demasiado en su día a día. Deben seguir una serie de normas que serán fundamentales para que los dos sigan con sus vidas de forma más o menos natural.

Shinkai comienza a elaborar un puzle. Vemos que Taki en algunas escenas lleva una pulsera que anteriormente la ha hecho Mitsuha, y otras veces no. De esta forma, añade información al espectador que, si está atento, podrá deducir parte de lo que está ocurriendo. El significado de la pulsera reside en la explicación de la abuela de Mitsuha sobre una leyenda japonesa. El diálogo lo refleja así:

Hitoha: ¿Conoces a Musubi?

Mitsuha: ¿Musubi?

Hitoha: Es la manera antigua de llamar al dios guardián de este lugar. Esa palabra tiene un profundo significado. Los hilos atacados, son ‘Musubi. Las personas conectadas, son ‘Musubi. La manera en que pasa el tiempo, también es  ‘Musubi. Todo es parte del poder de dios. Entonces los tejidos que nosotros hacemos, son el arte de dios y representan el flujo del tiempo. La manera en que convergen y la forma que toman. Sus giros, enredos, a veces se desenreda, se rompe, y luego se vuelve a unir. Eso es ‘Musubi (anudamiento). Eso es el tiempo.”

-Your Name

Con la misma estructura en paralelo, esta segunda parte habla de la fuerte unión que los dos protagonistas desarrollan. Taki, en el cuerpo de ella, dibuja un paisaje del pueblo de Itomori. También lo vemos en su casa, y Mistuha consigue, en el cuerpo de Taki, una cita romántica. Lo más curioso es lo que viene después. En los últimos momentos de la cita, Taki va a una exposición de arte llamada “Nostalgia”. En ella aparecen retratos de un pueblo asediado que Shinkai, con cierta distancia, nos deja entrever que se parece a los dibujos que Taki había realizado anteriormente del pueblo de Itomori. Se puede apreciar en los dibujos el cimborrio de una de las torres del pueblo. Pero esto puede pasar desapercibido. Además, añade el momento en el que Mitsuha, sin saber porqué, llora desconsolada, significado directo de la unión entre los dos y la conclusión de que, al terminar la cita, se podrá ver la caída de las estrellas. Taki mirando al cielo  y la caída del meteorito en el pueblo de Itomori clausuran esta segunda parte.

Tras un breve espacio de silencio, Taki se despierta sin saber porqué ya no se cambian. Emprende así el camino hacia ella, hacia su pueblo para encontrarla. Shinkai deja de lado ese montaje en paralelo y centra su mirada en Taki. Hay un cambio de perspectiva, el plano de la acción es completamente protagonista.El puzle comienza a encajar cuando vemos que, gracias a un dibujo del pueblo de Itormori hecho por Taki, encuentra su localización. El juego de los nombres no solo viene con los lugares, sino también con los personajes los cuales están, todo el rato, queriendo saber con quién se cambian y quiénes son ellos mismos. Esa pregunta retumba en todo momento en la mente de los personajes.

Los esfuerzos de Taki por encontrarla se ven desvanecidos cuando el pueblo se encuentra totalmente arrasado. Recuerda la morada de los dioses cuando, siendo Mitsuha, fue a depositar con su abuela y su hermana el shake de los dioses. En este momento, lo que se nos presentó como un mero riachuelo, pasa a ser un lago que abarca mucho más. La fábula de los kami se acentúa. Cruza, entra en el pequeño templo y toma el shake. Y es entonces cuando se vuelven a cambiar.

Comienza así la tercera parte de la historia, que se centra, por un lado, en evitar las muertes de los habitantes del pueblo por la caída del meteorito y, por otro, el encuentro de los dos personajes.  Se emprende un viaje astral dentro del templo con la guía de la cinta roja que les unió. Los dos, ahora en el mismo lugar pero en distinto tiempo, tienen que encontrarse. Mitsuha, con anterioridad, consigue evacuar a la mayor parte del pueblo.

En el momento del encuentro, Shinkai recupera la fábula del crepúsculo. El espectador recupera una pieza clave y espera, junto a los personajes, a que pueda darse el reencuentro. En el dialecto de Hida, de donde procede la protagonista, la palabra crepúsculo se conoce con la expresión kataware doki. Es en este momento donde el día se encuentra con la noche y las fronteras entre lo real y lo sobrenatural se confunden.

Sin embargo, que el crepúsculo es un momento donde cualquier cosa puede pasar y en el que existe la magia no es algo exclusivamente del imaginario japonés. De hecho, existe en francés la expresión entre “chien et loup”, traducida como “entre perro y lobo”, que hace referencia también a ese momento del día. Y es que es en este momento, cuando la luz es tan tenue que no podemos distinguir a un perro de un lobo. Pero esto sería la interpretación literal. También significa el punto en el que se enfrentan lo familiar y lo desconocido, lo seguro con lo peligroso. Es el momento en el que todo puede pasar, igual que ocurre en la película. Llega el momento más esperado del film, el reencuentro. La película agoniza, tienen que intercambiarse los nombres, pero no hay tiempo. Se ven, se ríen, pero se olvidan.

Finaliza la película y deja un gusto amargo. Shinkai no está contento con ello y configura un un epílogo donde los dos se encuentran de mayores y, no sabiendo cómo, ni porqué, al cruzarse en unas escaleras, se reconocen. Puede ser una herramienta más para explicar la sensación de unión que muchas personas sienten al verse por primera vez: “cómo si se conocieran de toda la vida”. O puede ser simplemente un recurso para que los más soñadores no se queden con mal sabor de boca. Lo cierto es que Shinkai es certero en sus enunciados y se sirve de la magia para abrir la caja de pandora. 

1 respuestas en "Your Name: el relato y lo sobrenatural (contiene spoilers)"

Deja un mensaje

Categorías de Curso

Carrito

Elegir Moneda

WOOCS 2.1.7
Escuelacine.com ®

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X