Arte y vestuario, una relación simbiótica

Dos departamentos que trabajan prácticamente en simbiosis son el de direcciónde arte y el de vestuario. ¿Hasta qué punto son imprescindibles? Últimamente el auge del cine low cost está dando pie a que no se recurra a estos departamentos; en la búsqueda del realismo.

Fotograma de ‘La edad de la inocencia’ (The Age of Innocence), de Martin Scorsese, 1993.

Lo cierto es que, hasta las propuestas más independientes, requieren de la dirección de arte y del vestuario. Haya más o menos presupuesto, siempre debe haber un encargado que represente ambos departamentos.

Por ello, procederemos a romper mitos y tópicos referidos a estas dos disciplinas, que, en algunos géneros, son verdaderamente imprescindibles. Aún con ingenio en el guión y la dirección y teniendo buenos intérpretes… La dirección de arte y el vestuario pueden elevar el conjunto hasta límites insospechados.

¿No es acaso la dirección un arte?

Sidney Lumet en su libro ‘Así se hacen las películas’, 1999, mencionaba acerca de la dirección de arte y del vestuario:

“Ya he dicho en varias ocasiones que no hay decisiones pequeñas a la hora de hacer una película. La cámara, la dirección artística (los escenarios) y el diseño de vestuario son los elementos más importantes de la creación del estilo —o, dicho de otra forma, del look— de la película.”

Sidney Lumet (1924-2011) en pleno rodaje, comenta parte de sus experiencias en el ejemplar mencionado, indispensable para todo cineasta que se precie.

Aunque Lumet no distingue ambos elementos, nosotros sí que haremos un impasse en el arte primero.  Como bien menciona Sara Millán:

“La dirección artística para cine está al servicio de un arte dramático y esto sin duda hace que la propuesta estética esté condicionada por aspectos narrativos, contextuales, emocionales y psicológicos, que permiten crear una imagen que va más allá de la moda, de las últimas tendencias en decoración o de la generación de una imagen políticamente correcta.”

Esta máxima también me fue mencionada en una entrevista por Cristina Diez-Madroñero, directora de arte. Ella iba un paso más allá al aludir la importancia del atrezzo o utilería que sirve para conseguir la ambientación. Pero sin adelantar información de la trama, y compenetrándose con la dirección de fotografía.

Enrique Alarcón se ocupó de la dirección de arte de ‘Tristana’, de Luis Buñuel, 1970.

El vestuario como definición de personajes

Otro departamento que se considera de única existencia válida en producciones de época es el de vestuario. Y si bien es cierto, que muchos diseñadores son en las producciones de época en donde más se recrean; no son las únicas.

Fotograma de ‘El hilo invisible’ (Phantom Thread), de Paul Thomas Anderson, 2017.

Paula Taratuto, de la Universidad de Palermo, incide en la labor del vestuario:

“El Rol del Diseñador de Vestuario, dentro del equipo creativo, es el de crear un personaje que contribuya a la narración de la historia. Se ocupa del “quién”. El vestuario del personaje está enviando información, incluso antes de que el actor comience su actuación, antes de que el actor pronuncie una palabra su vestuario ya ha hablado por él.”

Fotograma de ‘Asesinato en el Orient Express’, de Lumt, 1974, un gran ejemplo de dirección artística y diseño de vestuario.

Es más, tiende a ser parte inequívoca en la definición de los personajes que el guionista ha concebido previamente con el director. Aquí es donde habitualmente se tienden a aplicar una gama determinada de colores en la vestimenta de los personajes.

Esta la principal vía comunicativa entre vestuario y arte, aunque también muchas veces tiene que ver en el empleo de telas, materiales, texturas… Todo ello forma parte indispensable del look al que Lumet aludía, y que intrínsecamente forma parte del apartado visual del film.

No confundir con el diseño de producción

Que a pesar de que el arte y el vestuario son elementos que están estrechamente relacionados con el mismo, no lo son per sé. De hecho, Lumet ponía de ejemplo al gran William Cameron, director de producción de ‘Lo que el viento se llevó’. 1939.

Fotograma de ‘Lo que el viento se llevó’ (Gone with the wind), 1939.

Una labor mastodóntica que por aquellos años del Hollywood clásico incluía no solo la dirección de arte y el diseño de vestuario. Habría que agregar menesteres en cuanto a iluminación se refiere, revelado del copión, efectos especiales, transporte de la cámara… Producción a fin de cuentas como podéis comprobar.

Actualmente los cargos están bien seccionados, y cada departamento, tanto arte, como vestuario, y producción, mantienen una sinergia constante. Todo lo referido a la consecución de la estética refiere de un esfuerzo conjunto, y para ello la comunicación es la clave.

Jane Russell en ‘El Forajido’, 1943, en una exuberante representación de amazona salvaje y erotizada.

Atrás quedan los rodajes megalómanos en los que directores de la talla de Erich von Stroheim pretendía que se sirviera caviar auténtico a los actores. O las representaciones tópicas de personajes femeninos a través de la vestimenta, con el fin de exacerbar su sexualidad o contenerla según interesase.

20/02/2021

0 respuestas en "Arte y vestuario, una relación simbiótica"

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Escuelacine.com ®

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X