Grandes planos secuencia en la historia del cine

La técnica al servicio de la narración.

Cada vez son más los espectadores que valoran el trabajo y los malabares que yacen detrás de un plano secuencia. Los planos sin cortes son utilizados desde el nacimiento del cinematógrafo, pero con el paso del tiempo gracias a la técnica, se han ido perfeccionando hasta niveles extraordinarios. No es extraño ver que muchos directores pecan de la utilización del plano secuencia de manera únicamente llamativa, pero dejando a un lado la mera exhibición técnica, hoy vamos a hacer un repaso de las mejores secuencias sin cortes, no solo por su laboriosa creación, sino también por la expresión narrativa que generan.

 

  1. El secreto de sus ojos (2009)

 

De la mano del argentino Juan José Campanella en uno de sus mejores trabajos, nace una secuencia maravillosa de una dificultad increíble. En medio del fanatismo futbolístico la cámara se adentra en un campo de fútbol, como si de un helicóptero se tratase, acercándose hasta llegar a nuestro protagonista (Ricardo Darín) quien se haya buscando a un sospechoso. Al poco comienza una persecución por todo el estadio, que intensifica la obsesión del protagonista por resolver el caso que tiene entre manos.

 

VER PLANO SECUENCIA

 

  1. Funny Games U.S. (2007)

 

funny-games

 

Cámara estática y un observador impasible, son los ingredientes que Michael Haneke utiliza y que mezclados con una actuación impecable y el momento exacto, crean una sensación tan frustrante como extraordinaria.

 

VER PLANO SECUENCIA

 

  1. Kill Bill: Volumen 1 (2003)

 

Tarantino sigue con maestría los pasos de su protagonista Uma Thurman, al mismo tiempo que nos muestra el espacio donde más tarde se producirá la gran batalla de la venganza. Una compleja combinación de movimientos de cámara que, pese a tener cortes disimulados, genera una continuidad digna de elogios.

 

VER PLANO SECUENCIA

 

  1. Gravity (2013)

 

gravity

 

A diferencia del resto de películas de la lista, “Gravity” de Alfonso Cuarón, está rodada en su mayoría sobre croma. Cuenta con varios planos de duración muy extensa y de una gran dificultad, tanto a nivel actoral como por los movimientos de cámara, que amplían significativamente la sensación de estar con los protagonistas en el espacio. Si a esto le sumamos el extraordinario 3D, obtenemos como resultado una de las mejores películas con esta técnica.

 

VER PLANO SECUENCIA

 

  1. Ojos de serpiente (1998)

 

Una película que arranca con 13 minutos de metraje sin cortes. Brian de Palma nos muestra a varios de los personajes sospechosos y al personaje que encarna Nicolas Cage, todo ello en un difícil plano secuencia que comienza con una muy interesante elipsis espacial.

 

VER PLANO SECUENCIA

 

  1. Boogie Nights (1997)

 

Siempre se suele hablar del plano secuencia con el que se inicia la película, pero saltándonos lo convencional y rindiendo honor al trabajo impecable de Paul Thomas Anderson, nos adentramos en el fervor de la cinta y descubrimos una maravilla oculta. La cámara sigue a uno de los personajes a través de una fiesta que termina culminando la acción de una manera impresionante y macabra. Conociendo previamente su situación emocional, Anderson nos hace sentir su miedo y su desconcierto, y crea una tensión mágica en el ambiente.

Un segundo plato eclipsado por el prólogo del film que merecidamente emerge y se convierte en la secuencia realmente merecedora de este puesto.

 

VER PLANO SECUENCIA

 

  1. Hijos de los hombres (2006)

 

La audacia técnica en combinación con la inmersión generada en la secuencia gracias a la maestría de la fotografía, hacen de este plano secuencia una obra de arte. Alfonso Cuarón escoge un momento maravilloso para envolver a los protagonistas en un ambiente cálido de unión, con la misma facilidad que lo despedaza todo para demostrar que realmente el entorno en el que están viviendo no ofrece lo mismo.

 

VER PLANO SECUENCIA

 

  1. Old Boy (2003)

 

Old boy

 

Uno de los mejores planos secuencia de la historia a la vez que una de la peleas más épicas del cine. De una manera brillante trata, el director coreano Park Chan-wook, la fuga del protagonista de su retención. Una pelea inquietante en la que la cámara avanza y retrocede al mismo tiempo que la pelea, haciendo un símil de lo que al protagonista le depara.

 

VER PLANO SECUENCIA

 

  1. Sed de mal (1958)

 

Probablemente uno de los planos secuencia más famosos de la historia del cine. A cargo del niño prodigio Orson Wells, nace una verdadera obra maestra donde la puesta en escena, la dirección de actores, el sincronismo, los movimientos de cámara, la fotografía y sobre todo la genial explosión fuera de campo crean pura magia cinematográfica.

 

VER PLANO SECUENCIA

 

  1. Uno de los nuestros (1990)

 

¡Un hito del cine! ¡La perfección en forma de plano secuencia!.

 

El maestro Martin Scorsese nos muestra el ambiente turbio en el que se mezcla Ray Liotta al mismo tiempo que en la película se lo muestra al personaje de Lorraine Bracco. Scorsese nos introduce en el mundo interior del protagonista generandonos un apego más fuerte, de manera que el “punto de inflexión”, tanto de su vida amorosa como de sus negocios, hará que salgamos despedidos con él de una manera mucho más cercana.

 

VER PLANO SECUENCIA

 

 

Antes de terminar es un deber hacer mención especial a las películas que se rodaron íntegramente en plano secuencia: “La soga” (1948) de Alfred Hitchcock, que por motivos de duración de metraje en las cámaras antiguas, debían crear cortes cada ciertos minutos en los que la cámara se acercase a las chaquetas, baúles, etc, y así generar la sensación de continuidad; la experimental “El arca rusa” (2002) de Alexandr Sokurov, considerada realmente la primera película sin cortes, en la que se hicieron solamente cuatro tomas y que contó con una cantidad inmensa de extras; y la actual “Birdman” (2014) de Alejandro G. Iñárritu, que peca de tener muchos cortes, pero la sensación y sobre todo la película en sí, son maravillosas.

No puedo dejar de lado al cine español, por eso haré mención de dos películas fantásticas y muy laboriosas, filmadas integramente en plano secuencia: “El triste olor de la carne” (2013) de Cristóbal Arteaga y “Hablar” (2015) de Joaquín Oristrell.

0 respuestas en "Grandes planos secuencia en la historia del cine"

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Escuelacine.com ®

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X