Los secretos de la dirección de actores

Cómo dirigir actores

La dirección de actores es una de las funciones más importantes y complicadas del cineasta que requiere de una inversión de tiempo, esfuerzo y energía, para conocer bien a los intérpretes con los que se va a trabajar y establecer una relación favorable con la que extraer lo mejor de ellos.

Actualmente, es posible que sea uno de los apartados de carácter humanístico que estén más dejados de lado en el proceso creativo de toda producción cinematográfica.

Tarantino dando indicaciones a Uma Thurman en ‘Kill Bill, Vol.1’ (2003)

Y esto se deba probablemente, a que las nuevas generaciones de cineastas no saben tratar con los intérpretes, y, en consecuencia, efectuar una buena dirección de actores.

Las consecuencias de este hecho, pueden ser nefastas para la historia que se está intentando contar. Igual que unas buenas interpretaciones pueden salvar una película con múltiples flaquezas, no es menos cierto que unos malos actores pueden matarla.

¿En qué consiste la dirección de actores?

“El director está obligado a preocuparse de los actores; es el punto fuerte del rodaje.” Françoise Truffaut (1932-1984)

La cita que hemos mencionado previamente a este apartado, no es baladí, ya que tiene mucho que ver con la dirección de actores. Preocupación, es probablemente el mejor sinónimo con el que daremos para definirla.

No es otra cosa que saber conducir intuitivamente al elenco, sabiendo de sus capacidades y cualidades cómo deben ajustarse a la percepción que el cineasta tiene sobre el personaje al que el actor interpreta.

Truffaut (izda.) con sus intérpretes, Claude Jade (ctro.) y Jean-Pierre Léaud (drcha.) durante el rodaje de ‘Besos Robados’, 1968.

Actualmente, se espera que los intérpretes en cine, resulten creíbles, como comenta Mónica Discépola en su artículo, ‘La dirección de actores en Cine’, donde también incide en la confianza, como un elemento interpersonal fundamental en la dirección de actores.

Así mismo, es importante dejar claro, que, en cine, el director puede reforzar la interpretación de sus actores a través de lo técnico y de otros artificios, por lo que corresponde más que el actor sea el personaje, a que interprete al personaje.

El eterno debate: ¿actores profesionales o no profesionales?

Hay una guerra constante entre aquellos que defienden a ultranza que el director debe apoyarse en intérpretes bien formados en Arte Dramático, mientras que hay otros que se sienten trabajando mejor con actores no profesionales.

Stella Adler, otra de las grandes maestras de la interpretación norteamericanas, impartiendo una clase con varios alumnos.

Esto siempre ha estado vigente a lo largo de la historia del cine, quizás en el ámbito anglosajón, Estados Unidos y Reino Unido, hay una tradición bien asentada que apuesta por intérpretes formados.

Mientras que en Europa, se han dado casos mucho más extendidos de directores que optaban por intérpretes no formados, así como en el ámbito suramericano.

Ejemplos de dirección de actores

Martin LaSalle, protagonista de ‘Pickpocket’, 1959, no era actor profesional.

Por mencionar algunos casos, tenemos el de Robert Bresson en Francia, que recurría a intérpretes no profesionales con los que nunca repetía y de los que conseguía extraer una interpretación contenida y hierática, conocida como ‘actuación maniquí’.

En Italia, destacó el neorrealista, Vittorio de Sica, habituado a emplear a gente de la calle para conseguir el mayor realismo posible en sus películas. Luis Buñuel hizo algo parecido con su obra maestra, ‘Los Olvidados’, 1950, imitándolo en el siglo XXI, Danny Boyle, con ‘Slumdog Millonaire’, 2008.

Buñuel recurrió a chicos de la calle como protagonistas de la cruenta y realista, ‘Los Olvidados’, 1950.

El trabajar con intérpretes no profesionales confiere una serie de ventajas, como confraternizar más fácilmente con ellos, y el poder explorar y experimentar otras formas de trabajo, que quizás, los profesionales no estarían dispuestos a aceptar.

Nicholas Ray (drcha.) dirige a James Dean (izda.) en el set de ‘Rebelde sin causa’, 1955.

También es cierto, que hay directores que han sabido entenderse perfectamente con sus intérpretes, al compartir una misma dinámica de trabajo actoral, como fue el caso de Orson Welles con Joseph Cotten o Nicholas Ray.

Mucho más actual es la forma de trabajo de Martin Scorsese, basada en una planificación de la improvisación de sus intérpretes para recurrir a ella con la mayor naturalidad posible durante la filmación.

Scorsese supervisando a DiCaprio en su acting de chute de lemmons en ‘El lobo de Wall Street’, 2013.
03/06/2020

0 respuestas en "Los secretos de la dirección de actores"

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Escuelacine.com ®

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X